Seguinos

Femenino

El 2019 de las inferiores femeninas de Obras

U17 campeonas

Las inferiores femeninas de Obras vivieron un 2019 intensísimo, y a pesar de algunos sobresaltos, lo coronaron con dos títulos: las U19 y las U17 fueron campeonas de la zona norte/oeste, y estas últimas no perdieron un sólo partido en todo el año. Las jugadoras de esas dos categorías, las más grandes de la tira, también participaron de La Liga de Desarrollo Femenina e incluso algunas, como Rocío Bereilh o Agustina Marín, fueron parte del plantel de La Liga Femenina. El crecimiento de las chicas, desde el minibásquet hasta las juveniles, es una evidente prioridad y, más allá de los resultados, fue otro año de avances en la formación de jugadoras tanto nacidas en el club como reclutadas.

LAS U17 CAMPEONAS INVICTAS

Las U17 fueron, desde un principio, el equipo candidato a conseguir resultados y a dar un buen espectáculo cada domingo. Con una columna vertebral que también fue importante para los equipos de U19 y Liga de Desarrollo, las rockeras obtuvieron, en su mayoría, resultados holgados basadas en una intensidad defensiva enorme, la clara intención de realizar puntos en contraataque y el talento individual de sus jugadoras para resolver situaciones no tan simples.

Su entrenadora, Ayelén Cortéz, dejó en claro ya a mitad de año que los buenos rendimientos no eran casualidad: “Es increíble como entrenan, la intensidad que le ponen a todo lo que hacen, y encima se llevan muy bien entre ellas. Los partidos duros que nos han tocado jugar la diferencia estuvo en cómo se respetan como compañeras, entre pares, y cómo respetan al rival también. Todos los partidos para ellas son un desafío, son distintos, y lo enfrentan con mucha seriedad y mucho respeto. Me llama la atención que siendo chicas tan chicas, juegan como profesionales”, destacó con un claro orgullo.

Una de las jugadoras clave de este plantel fue Agustina Marín. La entrerriana fue la MVP de la final de su categoría: “Lo que más valoro es a mis compañeras, porque esto viene de las asistencias de ellas, de la defensa, de las corridas, es un trabajo en equipo y ser MVP no pasa por ser la mejor yo, sino por ser un buen equipo”, priorizó lo grupal por sobre lo individual, y describió lo que le genera el grupo: “Son lo más. Aparte de ser un equipo adentro de la cancha muchas somos amigas afuera, vivimos juntas, compartimos todos los días. Se nota mucho que somos un equipo unido, nos apoyamos mucho, y lo que más rescato es el compañerismo que tenemos entre todas”.

LAS U19 Y SU ANSIADO TÍTULO

Las U19 también coronaron el año con una gran última etapa: no perdieron durante la fase final, y llegaron a paso firme en los playoffs hasta el partido definitivo. Con las juveniles, dueñas de la categoría, como referentes, y el aporte fundamental de las cadetas, vencieron en un juego ajustadísimo a José Hernández y se quedaron con el título. Esta lógica se arrastró desde principios de año, y el equipo logró a pesar de algunos tropezones una gran versión en varios momentos del 2019. De esta manera, sellaron la temporada con el merecido grito de campeón.

Su entrenador, Francisco Pirani, resaltó: “Pudimos siempre competir y lo que buscamos fue tratar de plasmar nuestro juego. El balance siempre es positivo, las chicas no solo compitieron en el torneo local de U19, sino que también jugaron una LDD y en ambas llegaron al final four. También varias formaron parte del equipo de La Liga Femenina y esto es un poco lo que buscamos, que las chicas no solo compitan en su categoría sino que puedan formar parte del equipo mayor a futuro. Para esto no solo fue buena la competencia externa sino también la interna, entendiendo que todavía son chicas y que tienen que estar preparadas para aprovechar el momento cuando les toque. Haber coronado el año con un campeonato fue un poco un mimo para las chicas , sabíamos que dependía de nosotros y lo tomamos con la mayor responsabilidad”.

En este caso, Rocío Bereilh fue elegida como la jugadora más valiosa de la final, además de ser una de las líderes indiscutidas del equipo durante todo el año, tanto en U19 como en La Liga de Desarrollo, y de haber participado también de La Liga Femenina. La marplatense se alegró por el logro individual y el colectivo: “El año pasado tenía ganas de ganármelo, este año no se si jugué como hubiera querido la final, pero salió y estoy agradecida por eso. No jugamos como estábamos jugando, pero una vez un entrenador me dijo que los equipos buenos y que se llevan bien ganan hasta jugando mal, y resulta que es cierto”, aseguró.

LAS U15 QUEDARON A UN PASO

Las U15 fueron de menor a mayor y tuvieron que sortear varios obstáculos a lo largo del año. Especialmente algunas lesiones que no les permitieron a sus referentes estar al 100% durante toda la temporada. Sin embargo, y aun en una etapa de pleno aprendizaje, las chicas lograron muy buenas actuaciones, ganaron partidos para nada fáciles y se quedaron cerca de la clasificación a la final, al perder en semis ante Los Indios de Moreno, como visitantes, a pesar de una remontada épica que no alcanzó. Quizás un tanto irregulares, pero con varios nombres que se destacaron, las infantiles cerraron con una buena cara una campaña que sin dudas ayudó a su maduración y crecimiento como jugadoras.

Camila Muñoz, jugadora rockera desde el minibásquet y participante de la selección de la AFMB en el Argentino U15 de este año, declaró: “Fue un orgullo para nosotras representar a la categoría U15, aunque no pudimos llegar a la final”. Tanto Camila como Nicole Tapari, Anna Giorgio y Julia Ronchese formaron parte a lo largo del año, y específicamente durante la final, del plantel de U17, algo muy especial para ellas: “Fue un orgullo para nosotras cuatro levantar una copa, aunque no hayamos podido con nuestra categoría”, comentó Muñoz.

“Nuestro primer logro queríamos que fuera con U15, no se pudo, pero tuvimos revancha en U17 y no hay cosa mejor que levantar una copa”, contó Tapari, quien destacó la labor de las chicas más grandes durante sus participaciones en la categoría mayor: “Hay mucho compañerismo, podés jugar y ninguna te dice nada. Todas te van a alentar y nunca perdés la fe con el equipo, porque todas jugamos juntas. Es algo que no todos lo tienen”.

LAS U13 Y OTRO AÑO DE APRENDIZAJES

Las U13 tuvieron un plantel corto que demostró cosas interesantes y cuyo foco estaba puesto, más que en ninguna otra categoría, en el crecimiento personal y basquetbolístico de las chicas. El apoyo de las Mini (U12) fue muy importante, ya que tuvieron gran protagonismo en los partidos de las pre-infantiles a lo largo de todo el año. Belén Echeverría, su entrenadora, resaltó ya hace meses: “Este equipo se caracteriza por su compromiso con el club, con ganas de seguir creciendo y superarse día a día”. Esta situación fue muy clara para las rockeras, en la categoría más chica de las inferiores femeninas de Obras, que se proyectarán a futuro para desde el año que viene formar parte de un torneo más competitivo y que las sumerja aun más en el mundo del básquet y de los resultados, pero siempre con el ADN Obras presente, tanto en lo individual como en la conformación del equipo, de su estilo de juego, y de sus valores.

Videos

Facebook

Nadir

Más en Femenino