Seguinos

Centenario Obras

Hicimos Obras: Carlos Romano

Carlos Romano se unió a Obras en 1977, con 20 años, proveniente de Central Córdoba de su natal Tucumán, donde se formó como jugador. Su llegada coincidió con un gran momento del conjunto Aurinegro, que comenzaba a ganarse un lugar de privilegio en el plano internacional, luego del segundo puesto obtenido en el Campeonato Sudamericano de 1975 y el podio en la Copa William Jones, un año después. Por entonces, Eduardo Cadillac y Carlos Raffaelli eran las grandes figuras del elenco de Núñez, que apuntaba cada vez más alto.

Su primer torneo fue el Sudamericano de 1977, en el cual Obras alcanzó el tercer lugar. Un año después, el Templo del Rock recibió la Copa William Jones, con las ilusiones de consagrarse a nivel intercontinental. Si bien el equipo hizo un gran torneo, el título se escapó a manos del Real Madrid, sólo por un punto, en tiempo suplementario. En aquel entonces, su rol consistía en aportar desde el banco de suplentes, como recambio de Raffaeli, escolta titular del equipo. Ya en 1982, el Rockero alcanzó la final del torneo Sudamericano, pero en ella, fueron derrotados por Ferro, y volvieron a quedarse con el grito de campeón en la garganta

Las ilusiones se renovaron en 1983, cuando la William Jones regresó al Templo del Rock. Para aquella competencia, el Aurinegro no pudo contar con ‘Chocolate’, quien se rompió el talón de Aquiles unos meses antes. Esto significó una gran oportunidad para Romano, quien recibió la confianza de Flor Mélendez, entrenador del equipo, para tomar el puesto de ayudabase. Luego de la victoria ante Universidad de Oregon State, el ‘Tola’ Cadillac comenzó a sentir algunos dolores, y debió ver sus minutos disminuidos en el resto de los partidos. ‘El Negro’ adquirió mayores responsabilidades, y de a poco, fue convirtiéndose en uno de los referentes del elenco de Núñez. Tras los triunfos frente a Monte Libano, Peñarol y Simac Milano, Obras obtuvo la chance de jugar por el título en el último partido del torneo, contra el Cantú italiano. El gran planteo defensivo de Meléndez, junto a la habilidad anotadora de Romano, quien convirtió 18 puntos esa noche, fueron las claves para que el Aurinegro se adjudicara el título intercontinental, siendo, al día de hoy, el único equipo argentino en lograrlo.

Al año siguiente, el equipo volvió a competir por la William Jones, en Brasil, con Romano como uno de sus principales exponentes. Sin embargo, tras dos triunfos en el comienzo de la copa, Obras cayó en sus otros dos compromisos, y quedó segundo, detrás de Banco di Roma. Luego de ello, el escolta se sumó a Unión de Santa Fe, con el cual disputó la recientemente creada Liga Nacional. Luego pasó por Provincial de Rosario, Gimnasia de Pedernera Unidos (GEPU) de San Luis, San Andrés, Peñarol de Mar del Plata y Regatas de San Nicolás, hasta su retiro, en 1993. Durante su carrera como jugador, además, vistió la camiseta de la Selección Argentina en 100 oportunidades, y totalizó 849 tantos. Fue campeón de los Sudamericanos de 1979 y 1987, y participó de los Mundiales de 1986 y 1990. Como entrenador, dirigió a Unión, Peñarol, Estudiantes de Olavarría, Quimsa y La Unión de Formosa.

Foto: Marcelo Figueras.

Videos

Facebook

Allianz

Más en Centenario Obras