Seguinos

Femenino

El histórico camino del básquet femenino de Obras

Obras femenino 1984

En 103 años de vida, el básquet femenino de Obras fue ganándose un lugar dentro del club, a base de organización, sacrificio, compromiso y perseverancia. La historia comenzó a escribirse en 1932, cuando el Inspector Federico Flores inició el recorrido de la disciplina.

El club logra la incorpración de asociados, y el desarrollo de los primeros entrenamientos y partidos amistosos en la década de 1930. Pero en los ’40 fue perdiendo fuerzas el movimiento femenino en la institución. Fuerzas que rejunta en los ’50, con el propósito de hacerse un espacio dentro de las instalaciones de la Avenida Libertador.

Los buenos resultados en las Inferiores cayeron entre la década de 1970 y la de 1980, ya que las categorías siempre ocuparon los primeros planos de los certámenes.

Sergio Smurra fue un entrenador joven e innovador que comenzó con el mini femenino y durante sus años en el club, trabajó con mucha dedicación: “Cuando tuve la posibilidad de dirigir la primera femenina empecé a promover a las cadetas. Tuve la suerte de tener buenas jugadoras, Obras daba esa posibilidad. Marcela Diez, muy inteligente, director técnico dentro de la cancha, Patricia Greca, Viviana Achaval, Lily Ravazzolli, que era muy ansiosa, un personaje y una gran jugadora, Patricia Pérez, Silvia Smith, Roxana Braga… El básquet femenino me dio grandes satisfacciones y trabajé con mucha conciencia”, dijo el coach.

En 1984 ocurrió la conquista del Torneo de Sheprad, una copa disputada por los mejores equipos metropolitanos. Las aurinegras levantaron el trofeo, luego de haber quedado en lo más alto de la tabla (el sistema de competencia era por sumatoria de puntos).

Con Eduardo Pinto como entrenador, las protagonistas de ese campeonato fueron Lily Ravazoli, Fabiana Rinkewitsch, Sandra Vitori, Diana Tizon, Achaval, Marcela Diez, Rossana Venticinque (fue Preparadora Física de todas las categorías femeninas de Obras hasta 2019), Beatriz Martínez y Mirta Canepa.

UN GRITO NACIONAL

En 1995 surgió una fuerte propuesta en Obras, a través de la encargada del básquet femenino, Susana Pereyra. El objetivo era ubicar al club entre los mejores de las distintas competencias.

Tal como ocurre hoy en día, la institución de Núñez potenció a las Inferiores. En aquel momento había tres niveles en todas las categorías. De la mano del entrenador Rodolfo Casini, su asistente Jorge Ferradás y el preparador físico Alejandro Smaniotti, arribaron grandes jugadoras de U17, U19 y Primera. Entre las Cadetes se destacaban Noelia Mendoza y Julieta Espósito (actual Jefa de Prensa de Obras en la Liga Nacional masculina). Además, varias chicas del club reforzaron el plantel de Juveniles, junto con algunas de las U17. De esta manera, y con un arduo y paciente trabajo, todas las categorías ascendieron a la “A” en 1997.

U17 femenino

El equipo de U17 que salió campeón en 1995.

Por el lado de Primera, arribaron jugadoras de jerarquía como Marcela Andreozzi, Marcela Colombo y Gabriela Casini (hoy en día encargada del básquet femenino en el rockero). En los años siguientes se incorporaron Silvia Pérez, Erica Poczynoc, Victoria Garbino, entre otras.

Con los notables aportes de algunas integrantes de la cantera al equipo profesional, el aurinegro compitió al máximo en dos torneos al mismo tiempo (Metropolitano y Nacional). La primera conquista en la Liga Nacional llegó en 1998, un año después de haber quedado muy cerca del título. Las de Núñez se redimieron en la final disputada en Unión Florida, ya que le ganaron el duelo a Vélez Sarsfield. Esto les dio un pasaje al Sudamericano de Clubes de 1999, disputado en San Pablo (Brasil).

LA VUELTA DEL FEMENINO AL CLUB

Obras dejó de tener básquet femenino en 2003, debido a problemas financieros que estaba atravesando el club. Pero regresó en 2015, de la mano del presidente Fabián Borro. Ese mismo año, las rockeras jugaron la categoría B y se consagraron campeonas, retornando así al máximo nivel del certamen metropolitano. Bajo la dirección técnica de Ignacio Narvaja, algunos de los nombres que conformaron aquel equipo fueron Bárbara Landro, Emilia García León, Julieta Espósito y Paula Reggiardo.

A la par, el mismo plantel disputó la Superliga Femenina, organizada por la CABB. En 2016 se adjudicó el tercer puesto en el Final Four disputado en Lanús, tras superar a Unión Florida.

A partir de 2017, la AdC organizó la Liga Nacional Femenina. Y en cada edición, Obras siguió colocándose entre los mejores de la competencia. En ese mismo año, en el Templo del Rock, volvió a subirse al podio después de vencer a Deportivo Berazategui por el partido por el tercer lugar.

Y en 2018, las rockeras fueron subcampeonas del Torneo Apertura 2018, nuevamente en casa. En semifinales se impusieron otra vez sobre Deportivo Berazategui, aunque no hayan podido en la final con Quimsa de Santiago del Estero.

Femenino Obras 2018

En la actualidad, la institución vuelve a hacer hincapié en el desarrollo de las integrantes de las formativas (Rocío Bereilh, Agustina Marín, Dalma Piri, entre otras). Se trata de un proyecto que apunta al largo plazo. Además, cuentan con jugadoras de vasta experiencia que acompañan a las más jóvenes, como Agostina Burani, Macarena Rosset y Belén Echeverría.

 

COLABORACIONES: Emilio Gutiérrez, Eduardo Pinto y Julieta Espósito.

FOTOGRAFÍAS: Emilio Gutiérrez y Rossana Venticinque.

Videos

Facebook

Allianz

Más en Femenino