Seguinos

Femenino

Agustina Marín, su rutina en cuarentena y sus expectativas de volver a las canchas

Agustina Marín Selección

Agustina Marín llegó a Obras como reclutada a principios de 2018 para jugar en las inferiores y La Liga de Desarrollo Femenina, donde se destacó y se ganó un lugar en el plantel mayor. La oriunda de Gualeguaychú se adaptó rápidamente a nivel personal y basquetbolístico a su vida en Núñez, pero la conocida actualidad a nivel mundial interrumpió lo que ya hace rato se había vuelto una rutina.

La escolta, de 17 años, contó cómo vive la cuarentena, devuelta en su casa: “La verdad que lo llevo mejor de lo que imaginaba. Obvio uno siempre necesita más libertad para hacer las cosas, pero bastante bien. Extraño entrenar, jugar y la rutina que había formado estos años. Sirve para recordar un poquito mi vida antes de irme a otra ciudad, pero la verdad que ya podría ir volviendo”, soltó entre risas.

Al igual que todos, Agustina debió adaptar sus hábitos para no perder estado físico y no desenfocarse. Si bien es imposible saber cuando, la actividad volverá y todos tienen que estar preparados. Desde Obras se fomenta mucho esa responsabilidad, y Marín lo capta a la perfección: “Mi rutina diaria de lunes a sábado arranca 9 am: desayunar y a las 10 entrenar por la plataforma Zoom con el equipo y Facu, el preparador físico”, contó.

Pero, si bien forma una parte muy importante de su vida, no todo es el básquet. Agustina es alumna del Instituto Obras, y ahí también continúan las responsabilidades: “Después del entrenamiento normalmente me doy un rato para hacer las cosas del colegio que me mandan por mail, y también videoconferencias que hacemos con los profesores durante el día. Al mediodía almuerzo, descanso un rato y durante el turno de la tarde vuelvo a entrenar. También tenemos charlas con el equipo y algunos turnos con la kine, así que estoy bastante distraída”, aseguró.

Agustina Marín aprovecha los elementos y espacios de su casa en Gualeguaychú para seguir entrenando.

La vida cotidiana en la Ciudad, sin embargo, se extraña inevitablemente. Mucho más cuando esta incluye entrenar y competir con la camiseta rockera, por lo que Marín opinó: “Con respecto a volver a jugar creo que va a ser con muuuchas ganas que estamos acumulando todos. La verdad que no veo la hora de volver a estar adentro de la cancha. Mi vida ‘normal’ básicamente es colegio, entrenamiento y descanso. Así que extraño todo lo que conlleva estar en el club, con el equipo, las compañeras y el básquet, sin dudas”.

Sin embargo, la mentalidad positiva de Agustina encontró muchas cosas a destacar en esta cuarentena que la obligó a desprenderse de su vida cotidiana en Núñez: “Este caos que estamos pasando me permitió estar con mi familia. Tomar mates y las charlas en confianza de los domingos, que tanto extraño cuando estoy en Buenos Aires. La verdad que veo lo bueno en todo esto, y es que estoy en casa, en familia”.

Para concluir, destacó la compañía a distancia del club y dejó una buena sensación con respecto a su experiencia: “En sí me entretengo entrenando, estoy muy conforme con las decisiones que tomo el club en acompañarnos como se puede en nuestras rutinas, que no dejemos de tener contacto. Los entrenadores y directivos pueden estar al tanto de nosotros y corregirnos, como lo era en el club. Más allá de toda la ansiedad que nos puede agarrar estando encerrados, está bueno que nos veamos un poco las caras y sigamos juntos a la distancia, como equipo y como institución”.

Videos

Facebook

Nadir

Más en Femenino