Seguinos

Centenario Obras

Hicimos Obras: Pablo Prigioni

Pablo Prigioni llegó a Obras en 1998, cuando tenía 22 años, tras jugar una temporada en Belgrano de San Nicolás, la cual había sido su única experiencia en Liga Nacional. Su habilidad, inteligencia, rapidez y visión de cancha significaron un gran cambio en el elenco Aurinegro, que estaba dando sus primeros pasos en LNB, luego del ascenso conseguido en 1996. Su llegada coincidió con la del cubano Lázaro Borrell, con quien armó una buena dupla durante la 97/98. El DT al mando era Eduardo ‘Tola’ Cadillac, campeón de la William Jones en 1983, y una de las figuras históricas del club.

Obras se reforzó para pelear los primeros puestos, y aunque la primera fase no comenzó como se esperaba, con una marca de 17 triunfos y 13 derrotas, lograron acceder a la segunda etapa gracias a su séptima ubicación. Allí, Prigioni y compañía volvieron a quedar séptimos, puesto que marcó su entrada a playoff. Barrieron a Belgrano, en reclasificación, y debieron enfrentarse a Boca, en la siguiente ronda. El Xeneize fue uno de los principales animadores del torneo, y se apuntó como gran candidato al título. Aún así, el conjunto de Cadillac se impuso por 3-2, en una serie memorable, en la que el armador cordobés fue gran protagonista.

En Semifinales, Independiente de General Pico sorprendió al elenco de Núñez, al dejarlo afuera en tres juegos. Finalmente, Pico F.C. venció al Aurinegro en el duelo por el tercer puesto, y debieron conformarse con la cuarta ubicación. Aquella serie marcó el final del paso de Prigioni por Avenida Libertador. En aquella temporada, su única en el club, y su última en el país, el cordobés promedió 14 puntos, 3.5 asistencias y 2.8 robos en 36 minutos por encuentro, números que le valieron el premio al Jugador de Mayor Progreso. En 1999, partió a España, para jugar en el Fuenlabrada.

Prigioni construyó una enorme carrera en Europa, y fue miembro de la Selección Argentina entre 2003 y 2014. Aunque no fue miembro del equipo que obtuvo medalla de oro en Atenas 2004, sí integró el plantel que trajo el bronce en 2008. Además, disputó los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y los Mundiales de 2006, 2010 y 2014. El oriundo de Río Tercero implementó como pocos los aprendizajes que obtuvo de sus experiencias, lo que le sirvió para mejorar como jugador en cada competencia, aún como veterano. Esta fue la gran característica que lo llevó a la NBA a los 35 años, y lo convirtió en el más veterano novato en la historia de la liga. Tras cuatro temporadas en Estados Unidos, y un corto regreso a Baskonia, Prigioni decidió poner fin a su exitosa carrera, con 39 años.

Videos

Facebook

Nadir

Más en Centenario Obras