Seguinos

Centenario Obras

Hicimos Obras: Lázaro Borrell

Su sueño: romper barreras ideológicas, saltar al profesionalismo, competir junto a los mejores, vivir y disfrutar del básquet. Alejarse de sus seres queridos y dejar su tierra natal, fueron sus mayores sacrificios. Lázaro Borrell nació en Santa Clara, Cuba, el 20 de septiembre de 1972. Su ilusión de salir de la isla para dedicarse al deporte que ama se dio en 1997, gracias a un acuerdo de colaboración entre la Federación Cubana y el club Obras. Así, junto a Ángel Caballero, comenzó su primera travesía por la Argentina, con la camiseta aurinegra, la cual vistió en distintas etapas de su carrera.

Llegó con dos títulos de Centrobasket en su haber (1995 y 1997), ya con 27 años, y rápidamente se transformó en uno de los mejores jugadores de la Liga Nacional. En su primer torneo en Núñez, consiguió 507 puntos en sólo 17 partidos (29.8 de promedio), pero Obras no logró avanzar en playoff. Al año siguiente, con más participación, el extranjero de 2.02 metros fue clave para que el equipo llegue hasta las semifinales, tras quedar séptimos en la fase regular, y eliminar a Belgrano de San Nicolás y Boca. Sin embargo, en esa instancia, Independiente de General Pico terminó con los sueños del aurinegro.

En 1999, Borrell se despidió de Obras por primera vez. Luego de ganar un nuevo Centrobasket, el jugador se emprendió en una aventura única, a la cual sólo un cubano había llegado antes, la NBA. Estuvo dos temporadas con los extintos Seattle SuperSonics, con muy poco tiempo de juego. También pasó por el básquet de Puerto Rico, España y Chile, antes de regresar al Templo del Rock, para la 2002/03. El foráneo, con una media de 23.6 tantos y 9.8 rebotes, volvió liderar al equipo hacia las semifinales, pero allí, fueron barridos por Atenas.

La campaña siguiente, comenzaron los idas y vueltas. Jugó en República Dominicana, pero regreso a Buenos Aires para aportar nuevamente a las aspiraciones del rockero. Con su aporte determinante, Obras estuvo a un paso de alcanzas las finales de la 03/04, pero Boca lo eliminó en cuatro juegos (3-1). El año siguiente, sólo pudo disputar 22 encuentros, por su fugaz paso por el básquet venezolano. Continuó su expedición por Puerto Rico y Uruguay, hasta que regresó al país, para unirse al Xeneize, donde se consagró campeón de la liga, en 2006.

Su última etapa en el rockero se dio entre 2007 y 2010, ya como veterano. Aunque su tiempo de juego estaba limitado, continuó produciendo el mismo impacto de siempre adentro de la cancha. En postemporada, el aurinegro dejó en el camino a Sionista y Boca, pero Quimsa terminó con sus ilusiones, al eliminarlos en semifinales. La temporada siguiente no trajo los resultados esperados. Tras finalizar en el penúltimo lugar, hubo que jugar una serie al mejor de cinco juegos ante Ben Hur, para definir el descenso al TNA. La experiencia del cubano fue clave para que Obras se imponga 3-0, y logre mantener la categoría. Finalmente, con 38 años, 239 encuentros disputados, y 4.443 puntos anotados con la camiseta de Obras, Lázaro Borrell colgó las zapatillas. Hasta el día de hoy, es recordado como uno de los mejores extranjeros que tuvo la LNB.

Videos

Facebook

Allianz

Más en Centenario Obras